Guía de compra de jabón de afeitado: análisis y opiniones

Si te has pasado al afeitado tradicional, es fundamental que adquieras una crema o jabón para el afeitado, ya que la espuma que se consigue con estas es más rica y densa que las que se obtienen con cualquier gel o espuma de afeitar de los que puedes encontrar en el supermercado.

Con los jabones se experimenta un afeitado más suave y cómodo, ya que la cuchilla de desliza fácilmente por el rostro y se evitan irritaciones.

En este artículo presentamos las principales características que debe tener un jabón de calidad, así como los materiales de elaboración y la textura, para que sepas elegir bien en el momento de la compra.

¿Qué es el jabón para barba?

Los jabones para la barba son productos especialmente diseñados para facilitar el afeitado del vello facial.

Junto con la brocha podemos crear una espuma mucho más densa e hidratante para ofrecer una experiencia de afeitado más agradable.

En el mercado se pueden encontrar tres tipos principales de jabones para barba: triple molido, semi duro y blando. Los jabones blandos hacen espuma con facilidad, pero esta dura menos tiempo.

Por el contrario, la espuma de los más duros, en teoría, se mantiene con la misma densidad durante más tiempo.

Origen y moda

En la actualidad estamos viendo una tendencia a revivir algunos hábitos cotidianos que hemos ido perdiendo por la falta de tiempo y el estilo de vida moderno.

Aunque el afeitado tradicional o clásico es una técnica que ya se empleaba hace unos siglos atrás, hoy en día se ha rescatado y cada vez son más los hombres que disfrutan de sus ventajas.

En los supermercados es común encontrar espumas de afeitar o geles; sin embargo, suelen contener entre sus ingredientes algunos componentes químicos que, lejos de hidratar la cara durante el afeitado, la resecan y pueden causar irritación.

Composición del jabón para barba

En cambio, las cremas y jabones que se utilizan en el afeitado tradicional suelen contener ingredientes naturales y beneficiosos para la piel. Lo normal es que estos productos estén fabricados a base de sebo, aceite o glicerina.

Gracias a la calidad de sus ingredientes, son más fáciles a la hora de crear espuma que los jabones, y al finalizar el afeitado notarás tu piel más fresca e hidratada.

Sea cual sea tu elección, lo ideal es que el rostro quede lo más hidratado posible con la espuma que has creado, sobre todo si tienes la piel sensible.

¿Cuál es el mejor jabón para la barba?

¿Qué te parece si le echas un vistazo a los siguientes jabones para barba? Estos son algunos de los productos mejor valorados en Amazon:

Jabón para Barba Revitalizante. MALABARBA...
(117)
Oferta
BARBMAN: Champú para Barba (200ml) con Madera...
(73)
Oferta
HEY JOE - Beard Soap on a Rope - Jabón para barba...
Jabón para barba Wildwuchs BART SPENCER Beard...

¿Por qué usar jabón para la barba?

Si quieres experimentar un afeitado más suave, sin tirones y que no te deje la piel irritada o con rojeces, deberías probar los jabones de afeitar. Estamos seguros de que notarás la diferencia.

Porque crean una espuma más densa

La principal ventaja de estos productos es que son capaces de crear una espuma más consistente que cubre todo el rostro y dura más tiempo sin deshacerse.

Por ello, la hidratación del rostro durante el afeitado hace que la navaja o maquinilla se deslicen mejor, protege contra cortes e irritación, y hace que el proceso sea mucho más placentero.

Porque la piel queda más hidratada

Aunque con los jabones se necesita algo de práctica para producir una buena espuma, una vez que te hayas acostumbrado podrás hacerla cada vez más rápido.

El vello y la piel del rostro se suavizan gracias a esta espuma que también hace de barrera protectora a la hora del afeitado. Los jabones ofrecen mucha más hidratación que los geles convencionales, aunque los últimos sean más baratos.

Por lo tanto, no solo notaremos la diferencia al pasar la cuchilla, sino que además te ayudará a tener una piel visiblemente más sana y suave después del afeitado.

Por sus ingredientes naturales

Al contrario que las espumas y geles del supermercado, los jabones que se fabrican específicamente con este fin suelen contener muchos más ingredientes naturales en su composición.

Por ello, además de proteger la piel durante el afeitado, aportan beneficios adicionales para la salud del rostro. Los aceites que suele incorporar ayudan a que tu piel no presente irritación, si es muy sensible, ya que evitan que se reseque en exceso.

También es común encontrar componentes con propiedades para calmar las irritaciones y los pequeños cortes que se puedan producir.

¿Cómo elegir un buen jabón para la barba?

Los jabones de afeitar suelen venir en un formato característico, un recipiente con forma de círculo y fondo plano; aunque también los podemos encontrar en barra.

Para saber cómo debería ser un jabón de calidad, presta atención a las siguientes características:

Según su textura y volumen de espuma

Este producto crea una espuma muy densa que es capaz de dejar una capa delgada en la piel para prevenir la fricción.

Cuanto más suave sea la espuma, más cómodo será el afeitado y protegerá la piel contra irritaciones. La espuma suele ser más densa en jabones más duros, como los de triple molido. Además, este tipo de espuma no se deshace con facilidad.

Según su olor

En cuanto al olor, en el mercado puedes encontrar una gran variedad de opciones. Es más, muchos directamente no contienen perfume, asimismo es recomendable que evites el alcohol en los ingredientes si tienes la piel sensible.

La mayoría tiene un aroma muy suave que proviene de sus aceites esenciales, por lo que no suele permanecer mucho tiempo en el rostro.

Según su calidad

En la fabricación de jabones de afeitar tradicionales entran en juego menos procesos industriales que en los otros productos convencionales y suelen contener más ingredientes naturales de calidad.

Por otro lado, la dureza del jabón puede hacer la espuma de forma distinta y muchos prefieren que sea dura, pero todo es cuestión de gustos.

¿Cómo usar bien el jabón para la barba?

¿Cómo hacer la espuma?

Coloca el recipiente y la brocha en remojo con agua caliente durante unos dos o tres minutos. Cuando ya esté bien humedecida, escúrrela para quitar el exceso de agua. Después, ya puedes cargar la brocha con el jabón.

Para ello, realiza movimientos circulares sobre el producto que vayas a utilizar y colócalo sobre las puntas de la brocha para pasarlo al bol, donde tendrás que seguir moviendo para que la espuma tome consistencia.

¿Cómo se aplica?

Si lo deseas puedes trabajar la espuma directamente sobre el rostro.

Se esparce por la cara, realizando movimientos circulares y después se procede al afeitado. Si crees que la espuma es escasa, vuelve a cargar la brocha en el jabón.

Después de la cantidad de factores que determinan la calidad de este producto, puede que te sientas abrumado y creas que es complicado decidirse por uno solo. Hoy en día, es fácil encontrar un buen jabón. El consejo que te damos es que siempre leas la lista de ingredientes y te asegures de que sean naturales antes de tomar una decisión.

Ultima actualización el 19 de noviembre del 2019

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas 2 votos - nota: 4,50 sobre 5